Cómo arreglar el coche en situaciones extremas

Cómo arreglar el coche en situaciones extremas
Share

En algunas ocasiones, las averías tienen lugar cuando menos lo esperamos. Por eso, nunca está de más tener un as debajo de la manga. Ser un auténtico MacGyver tiene muchas ventajas y al volante más.

Eso sí, antes de nada te avisamos de que estos remedios solo sirven para casos EXTREMOS. El uso de las mayúsculas es claramente intencionado para que no olvides que estos consejos te ayudarán en el momento. Por ello, recuerdaque su uso debe ser temporal:

1. Un poquito de pimentón

Aclarar que no estamos hablando de un buen guiso ni similares. Aunque quizá no lo sepas, el pimentón es una especia en polvo que filtra por cualquier poro y solidifica rápidamente. Este “innovador sistema” ayuda a taponar los pequeños orificios que puedan aparecer en el radiador del coche.

2. Tornillos muy duros

En algunas ocasiones, aflojar los tornillos de las ruedas del coche es toda una odisea. La primera opción y a la que la gran mayoría recurrimos es subirnos encima de la llave. Sin embargo, a veces ni con esas conseguimos que los tornillos se mueva. Pero, ¿has probado alguna vez con un poquito de refresco? Efectivamente, el refresco ayuda a acabar con el óxido y la obstrucción permitiéndonos de este modo girar con mayor facilidad la llave.

3. El tornillo que te falta

Siempre es aconsejable llevar un tornillo en el coche. Con este pequeño aliado cerca, podrás reparar la rueda en caso de pinchazo. Antes de ponerte manos ala obra, recuerda que tienes que comprobar cuán grande es el pinchazo al que te enfrentas. Si después de chequearlo, te das cuenta de que es un agujero pequeño, solo tienes que introducir en él un tornillo para evitar que se salga el aire que hay dentro de la rueda. Eso sí, si notas que la rueda ha perdido mucho aire, no olvides pasar por una gasolinera e hinchar (en la medida de lo posible la rueda). ¡Ah! Y por supuesto, pásate cuanto antes por un taller.

4. Faros como nuevos

¿No sabes si detrás del cristal del far hay o no hay una bombilla de la cantidad debido a la cantidad de manchas que tienen? No te asustes, es lo más normal. El paso del tiempo, las inclemencias del tiempo y por supuesto el sol hacen que poco a poco vayan cogiendo un tono mate y oscuro. Teniendo en cuenta eso, te proponemos un método casero que te puede salvar del apuro y darle unos meses más de vida a tus faros.

En primer lugar, ármate con un tubo dentífrico, una esponja, un cubo de agua y por supuesto un trapo. Seguidamente, aplica la pasta de dientes sobre el faro con la ayuda de la esponja. A continuación, humedece el trapo en el agua y sigue esparciendo la pasta por todo el faro. Finalmente, limpia la superficie con un trapo y limpio y.. ¡VOILÁ, como nuevo!

5. Contra las grietas… ¡Esmalte de uñas!

Si una pequeña fisura en tu cristal aparece como por arte de magia, no te lo pienses dos veces. EL esmalte de uñas evitará que la grieta se extienda por todo el parabrisas. El sisema es muy fácil. Compra un esmalte de uñas en cualquier  tienda y a continuación aplica varias capas a ambos lados de la fisura. Recuerda, que aunque es un sistema que funciona, la luna va a seguir rota. Así que no pierdas el tiempo y ve a un taller lo antes posible.

6. Brandy o vino para los frenos

El alcohol jamás tiene que tener cabida al volante, a no ser que lo utilices como líquido de frenos. Sí, es cierto. El Brandy, whisky, el aguardiente o el vino son buenos recursos en caso de que el tanque del líquido de frenos haya bajado más de lo esperado. Esto se debe por la cantidad de etanol que contienen.

7. El truco de toda la vida

En algunas ocasiones el sistema de sujeción de la ventanilla puede romperse y provocar que la misma se baje por si sola. Si este gran problema te pilla desprevenido y no puedes acudir a un taller lo antes posible, la mejor solución es ayudarse con un destornillador ¿Cómo? Muy fácil. Solo tienes que colocar la punta plana del destornillador haciendo palanca con la parte inferior de la ventanilla. El apaño durará al menos un rato.

8. Adiós retrovisor

Es raro, pero todo puede ocurrir. Si en algún momento te quedas sin retrovisor, puedes sustituirlo por el tipico espejo de bolso, sujetándolo con cinta aislante. Sabemos que no es la mejor solución, pero al menos tendrás un punto de referencia para estar en contacto con lo que ocurre detrás de ti.

9. Ventanilla rota

Todos nos hemos cubierto la cabeza, al menos en alguna ocasión, con una bolsa de plástico cuando la lluvia nos sorprende. Esta no es ni mucho menos la única utilidad que le puedes dar. Y es que las bolsas de plástico tienen cientos de utilidades. Por ello, asegúrate de tener más de una en el coche. De este modo, si en algún momento se te rompe una ventanilla podrás taparla con ella. Para ello, solo tienes que pegarla con cinta americana al marco de la puerta.

10. Desatascador de inodoro contra abolladuras

¿Has tenido un roce con una columna o con otro vehículo y la abolladura es considerable? Antes de acudir al taller, te animamos a que pruebes está opción. La técnica es muy sencilla. Solo tienes que colocar el desatascador en la zona afectada y la carroceria volverá a su estado normal. Como todo en la vida, el funcionamiento de este sistema dependerá del tipo de abolladura y de la profundidad de la misma. Lo que sí te podemos asegurar, es el impacto visual será inferior y te ahorrarás el arreglo (al menos por el momento).

Fuente: El Motor, Compramos tu coche

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *