Las profesiones más curiosas del mundo del motor

Las profesiones más curiosas del mundo del motor
Share

Las marcas y fabricantes del mundo de la automoción trabajan día tras día para sorprendernos con nuevos modelos y versiones renovadas de los ya existentes. Vehículos diferentes con prestaciones innovadoras que llaman la atención no solo de los apasionados por este mundo, sino también la de los más desinteresados. No obstante, detrás de cada una de esas joyas tecnológicas, se esconde un arduo trabajo en el que se requieren millones de manos.

Algunas de estas manos expertas son de ingenieros, diseñadores o técnicos de línea. Profesiones conocidas por todos, pero que lejos de ser las únicas compiten con otras más curiosas. Tanto es así, que vamos a contarte cuáles son algunas de ellas:

1. El escultor de arcilla

¿Te acuerdas cuando en el cole hacías manualidades con arcilla? Pues bien, una de las profesiones necesarias para el diseño de los vehículos es la de escultor de arcilla. Sí, los profesionales de esta técnica son los encargados de crear esculturas a tamaño real de arcilla conocidas como ‘clay models’. Con la ayuda de una espátula, modelan un total de 2.500 kilos de barro.

Un trabajo en el que se puedan llegar a invertir un total de 10.000 horas. Sin embargo, su función es esencial ya que gracias a estas reconstrucciones los diseñadores pueden  hacerse una idea de cómo será el resultado final.

2. El costurero de coches

Si se te da bien la costura, quizá puedes replantearte este oficio. Los costureros de coches son los encargados de hilvanar a mano los patrones de la tapicería del vehículo. Bajo su responsabilidad queda escoger la mejor combinación de colores y materiales que mejor se adapte a la personalidad del coche.

Este experto de la moda automovilística necesita más de 30 metros de tela para tapizar un coche entero. Además, necesita trabajar con al menos dos años vista para poder completar su trabajo.

3. Sumellier de automóviles

Como si de un buen vino se tratara, el “sumellier” de coches es el responsable de conseguir el famoso “olor a coche nuevo”. Seguro que pensabas que ese olor era efecto de la casualidad, pero no, detrás de él se encuentra un equipo de químicos con una gran experiencia. ¡hay un olor característico.

Este grupo de expertos realiza más de 400 test olfativos al año, exponiendo el coche a temperaturas de 60ºC. Además, entre algunas de las exigencias que requiere este trabajo está la de no fumar ni llevar perfume con el objetivo de que los resultados de las pruebas no se dañen.

4. Probador de asientos

¿Eres de los que pasan el tiempo libre tumbado en el sofá? Quizá esta profesión sea tu sueño. Su misión es simple: conseguir el asiento ideal. Para ello, él y su equipo tienen que comprobar el abatimiento de un asiento hasta en 20.000 ocasiones. El estudio que llevan a cabo es completo, y su objetivo es encontrar la espuma, el tejido, la estructura y el cosido que mejor se adapte a los diferentes tipos de cuerpo y condiciones exteriores. Pero eso no es todo, también se aseguran del perfecto diseño del reposacabezas, una pieza clave para asegurar las cervicales en caso de impacto.

5.  El primer conductor

¿Te encanta conducir? ¿Te gustaría dedicarte a testar todos los vehículos antes de que salgan al mercado? Pues este es el trabajo de tus sueños. Todos los fabricantes cuentan con un equipo de expertos encargados de poner a prueba los modelos cuando salen de la línea de montaje. En un circuito de seis pavimentos diferentes, ellos se encargan de probar a diferentes velocidades por adoquines o desniveles y se aseguran de que no se produzcan ruidos  ni similares. En Seat calculan que recorren un total de dos millones de kilómetros al año . Durante el recorrido, también se encargan de testar el correcto funcionamiento del claxon, las lunes y los frenos.

Fuente: TopGear

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *