¿Es esta la solución definitiva a los atascos en las rotondas?

¿Es esta la solución definitiva a los atascos en las rotondas?
Share

¿Cuántas veces has sufrido retenciones en una rotonda? ¿Cuántas has visto que alguien circula mal por ella? Seguro que más de una y de dos. Y es que, aunque las rotondas han sido diseñadas para hacer que el tráfico sea más fluido, en numerosas ocasiones acaban provocando el efecto contrario. La explicación de este curioso fenómeno se debe, en la mayoría de las ocasiones, a que circulamos mal por ellas, lo que acaba derivando en accidentes y retenciones.

Con el objetivo de solucionar este tradicional problema, la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) ha desarrollado un sistema que, aunque está en fase experimental, promete poner fin a las temidas rotondas.

El sistema, bautizado como Ramp Meter, se encarga de dosificar el número de vehículos que se incorporan a una vía cuando esta se encuentra congestionada. Su mecanismo está basado en un dispositivo magnético que la combina un semáforo inteligente con los datos del tráfico obtenidos de una vía determinada.

El dispositivo encargado de calcular el número de vehículos que entran en la intersección, calculará al mismo tiempo cuántos coches están dentro de misma. Toda la información recogida será enviada a un semáforo que bloqueará los accesos más congestionados. De este modo, la fluidez volverá a la rotonda.

sistema-rotondas-sinc.jpg

La primera prueba en territorio español se ha llevado a cabo en la rotonda de El Saler (Valencia) y los datos obtenidos demuestran que funciona. Tanto es así, que los organizadores del proyecto han determinado que podría reducirse hasta en un 60% el tráfico en las zonas afectadas. Pero eso no es todo, también ayudaría a reducir la contaminación en las ciudades, ya que los conductores no deberían estar arrancando el motor constantemente (momento en el que más contaminación se produce).

La propuesta, lejos de ir enfocada a crear intersecciones reguladas con semáforos, pretende utilizar solo uno de estos dispositivos. De este modo, se conseguirá regular el tráfico en función de las necesidades de cada momento. El coste de su inclusión rondaría los 14.000 euros, una cifra que dependería en todo momento del número de semáforos y vías a sincronizar.

Este sistema no es nuevo, ya funciona en otras partes del mundo como Australia y algunas ciudades de Norteamérica. Ahora bien, para verlo en las rotondas españolas todavía tendremos que esperar.

Fuente: Frenomotor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *