Cuando el efecto túnel te atrapa al volante

Cuando el efecto túnel te atrapa al volante
Share

Millones de expertos lo han confirmado, la velocidad influye en tu capacidad de visión. La relación es directa. A medida que pisas el acelerador de tu coche,  la nitidez con la que percibes tu alrededor va disminuyendo. Este fenómeno es conocido como efecto túnel ya que la sensación que produce es similar a la de se experimenta cuando estás dentro de estas construcciones.

Mientras conduces, los objetos y las imágenes se proyectan sobre tu retina de manera difusa al circular a gran velocidad (DGT). Además, a medida que aumentas la velocidad las imágenes se tornan más difusas ya que a efectos prácticos se reduce la visibilidad considerablemente.

Teniendo en cuenta esto, cuando circulas a una velocidad reducida, como por ejemplo 35 km/h, el ángulo de visión es de 104º. Gracias a esta velocidad moderada, puedes percibir los objetos situados en los márgenes de la carretera con total precisión. Sin embargo, a medida que aumentas la velocidad, la situación va cambiando. Por ello, al incrementar en solo treinta kilómetros la misma (65 km/h) tu visión periférica se reduce hasta un ángulo del 70º.

Al superar la velocidad permitida y alcanzar los 130 km/h es cuando el efecto túnel hace acto de presencia, delimitando tu visión a solo un ángulo de 30º. Debido a este fenómeno, dejas de percibir los objetos periféricos que se encuentran a los lados de la vía, como señales, animales u otros obstáculos. Como puedes imaginar, en estas circunstancias no eres capaz de advertir las cosas que suceden en el exterior y tu capacidad de reacción ante un imprevisto es mínima.

Pero puede ser peor. Si en algún momento alcanzas los 150 km/h (una práctica que no solo implica una multa sino también una temeridad), se produce lo que se conoce como cataclismo perceptivo ¿Que quiere decir este termino? Es el fenómeno que consiste en la perdida total de la visión periférica y la imposibilidad de evaluar las velocidades y las distancias. En estas condiciones, no solo estás poniendo en peligro tu vida sino también la del resto de conductores y por supuesto de tus familiares, amigos… que van contigo en el coche.

A continuación os dejamos una imagen que refleja a la perfección el campo de visión en función de la velocidad ¿Es como para replantearse pisar el acelerador, verdad?

Fuente: DGT 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *