6 consejos para ahorrar comprando piezas en el desguace

6 consejos para ahorrar comprando piezas en el desguace
Share

Los desguaces de coches son una alternativa barata y totalmente legal a los concesionarios oficiales o talleres autorizados. Tanto es así, que dependiendo de la pieza que se deseé cambiar, podemos hablar de un ahorro de hasta 70% de media con respecto al precio del mismo recambio en material nuevo, según afirma Rafael Pardo, director general de la Asociación Española de Desguazadores y Reciclaje del Automóvil (AEDRA).

Estos centros popularmente llamados desguaces y oficialmente Centros Autorizados de Tratamiento (CAT), son mucho más que simples cementerios del automóvil. Son espacios de recuperación y reciclaje que dan a un gran número de piezas una segunda vida.

Teniendo en cuenta que son una opción ecológica y económica, no cabe duda, que son una opción a valorar. Sin embargo, tienes que tener claro cómo debes hacerlo para que te salga realmente rentable. Estos consejos, te ayudarán en tu búsqueda por el cementerio de automóviles:

1. Infórmate

Antes de acudir a un desguace, te recomendamos que te vuelvas un experto en el recambio que necesitas. Busca información en diferentes portales web. Recuerda la referencia de la pieza que estás buscando, y no olvides que en muchas ocasiones puede haber cambiado.

Además, cuanta más información le ofrezcas al centro mejor, el margen de error en estos casos será menor. En esta misma línea, es recomendable que pidas toda la información relacionada con medios de pago y condiciones de venta.

2. Caja de herramientas

Si eres todo un manitas, seguro que tienes una de estas por casa. En caso contrario, te recomendamos que se la pidas a un vecino, te será de gran ayuda.

Aunque cabe destacar que en muchos desguaces, son los propios operarios los que se encargan de desmontar las piezas, no tiene porque ser así. Por ello, te animamos a que acudas con tu kit propio para evitar sorpresas que te hagan tener que volver al día siguiente.

3. Piezas sueltas

Siguiendo el consejo anterior, lo ideal es que adquieras recambios sueltos. Este tipo de piezas ya han sido tratadas por los operarios que se han encargado de dejarlas en perfectas condiciones.

4. No todas las piezas valen

Debes tener en cuenta que no todas las piezas valen, ya que en muchas ocasiones pueden estar ya desgastadas por el uso que se les dio anteriormente. Por ello, te recomendamos que evites comprar palieres, pastillas de freno, bobinas de encendido o suspensiones. Todas estas piezas, debido a la función que realizan en el coche, ya han sufrido un desgaste previo por lo que es recomendable comprarlas directamente nuevas.

5. La garantía

En caso de que la pieza en cuestión de problemas o fallos, la mayoría de los desguaces cuentan con un periodo de garantía que varía en función del centro. Por ello, te recomendamos que antes de comprarla preguntes por esta cuestión. En cualquier caso, el centro debería asegurarte el cambio de la pieza defectuosa.

La mejor opción para evitar sorpresas en este aspecto, es acudir a cualquiera de los centros que cuentan con distintivos de calidad como el de AEDRA o el de la Asociación Española para el Tratamiento Medioambiental de los Vehículos Fuera de Uso (SIGRAUTO).

6. Exigir siempre factura

Para poder hacer uso de la garantía necesitas una factura con la que poder demostrar la compra. Este tipo de documento solo es expedido en centros oficiales. Una razón más para acudir siempre a estos centros acreditados.

Fuente: Autobild, El Motor El País.

Imagen: José Antonio Cotallo López (Flickr)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *