Consejos para conducir con alergia con seguridad

Consejos para conducir con alergia con seguridad
Share

La primavera y el verano son las estaciones del año que todo alérgico teme. Los estornudos, los picores de nariz y otros muchos inconvenientes hacen acto de presencia durante todo el día.

Conducir en estas condiciones no solo es peligroso para la seguridad de uno mismo, sino también para la de todos aquellos conductores que están en la carretera. El por qué es muy sencillo. La gran mayoría de las alergias producen molestos estornudos que en muchas ocasiones se transforman en ataques repetidos. Si eres alérgico, sabrás a lo que nos referimos.

En esos episodios en los que se pueden llegar a suceder un total de 10 estornudos, cierras inconscientemente los ojos llegando a perder por completo la visión de la carretera. El peligro es obvio y por ello te dejamos unos consejos que te ayudarán a reducir el impacto de la alergia mientras estás al volante:

1. Conducir con gafas de sol

Al margen de los estornudos, otro de los síntomas más comunes en los alérgicos son el picor de ojos y el lagrimeo constante. Al volante, esta manifestación influye directamente en como percibimos la carretera y su alrededor. Además, la situación empeora a medida que los días son más soleados. Por ello, te recomendamos utilizar gafas de sol especialmente durante las primeras y las últimas horas del día. Con este sencillo gesto, notarás como el picor se reduce y aumenta tu visión. Si tienes dudas sobre qué tipo de gafas son las mejores, no olvides echar un vistazo a estos consejos para elegir gafas para conducir.

2. Nada de automedicarse

Llevar a cabo este tipo de prácticas en otras situaciones es peligroso, pero cuando se trata de alergias la cosa es aún peor. Los medicamentos contra la alergia tienden a afectar seriamente en tus capacidades cognitivas y en algunos casos impiden por completo la conducción. De hecho, muchos provocan somnolencia. Por ese mismo motivo, debes evitar tomarlos sin consultar previamente con tu médico de cabecera. Haz especial hincapié en con cuánta antelación debes tomarlo antes de ponerte al volante y por supuesto (y esto depende de ti) echa un vistazo al prospecto.

3. ¿Bajar las ventanillas? De eso nada, monada

Conducir con la brisa de la primavera puede ser reconfortante, sobre todo después de una dura jornada de trabajo. Sin embargo, si eres alérgico el impacto puede ser fatal. Ten en cuenta que es en el aire dónde se encuentran las partículas de polvo y polen. Para evitar que entren en el habitáculo sube las ventanillas.

4. Mantén limpio el interior

Si mantener las ventanillas subidas es importante, limpiar el interior del coche con frecuencia lo es aún más. Las partículas de polen entran por cualquier resquicio y se quedan impregnadas en la moqueta, los asientos…

Para evitar que esto te afecte durante la conducción, aprovecha los fines de semana para pasar un aspirador por el interior. Presta especial atención a las moquetas y los huecos del asiento que es donde tanto los ácaros como el polen se instalan.

5. Filtro de partículas

Si eres alérgico, el buen mantenimiento del filtro del aire es esencial. En función de tu grado de alergia, te recomendamos instalar un filtro especial antipolen. Este tipo de sistemas utilizan carbón activo y Polifenol que ayudan a neutralizar mejor los alérgenos. Eso sí, independientemente del que tu coche tenga instalado recuerda que su buen mantenimiento es esencial y deberás revisarlo.

Además, teniendo en cuenta que vas a circular con las ventanillas subidas, recuerda usar el climatizador en modo recirculación del aire. Esta función ayudará a que en la medida de lo posible el polen no se filtre hacía el interior del vehículo.

6. Programa tus desplazamientos

Durante las primeras horas de la mañana, así como, de la tarde, es cuando hay mayor concentración de partículas en el aire. Precisamente por eso, te recomendamos evitar esas horas del día durante tus desplazamientos.

Bien es cierto, que si vas al trabajo en coche, no tienes otro remedio que aguantar el chaparrón pues quizá no puedes flexibilizar tu horario. Sin embargo, si se trata de un viaje u otro tipo de trayecto largo que vayas a efectuar durante el fin de semana, trata de programarlo fuera de estas horas.

Por último, te recordamos que por cada estornudo, en el que solemos cerrar los ojos de forma inconsciente, se puede llegar a recorrer 25 metros sin prestar atención. Un dato que no debes olvidar y esperamos que te haga reflexionar.

Fuente: Motor.es, Hipertextual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *