7 conductores que necesitan pasar por la autoescuela para aprender (de nuevo) a aparcar

7 conductores que necesitan pasar por la autoescuela para aprender (de nuevo) a aparcar
Share

Aparcar es una de las maniobras que a más de un conductor le cuesta trabajo. Aunque, nosotros desde la app podemos ayudarte a encontrar uno, lo que no podemos hacer es aparcarlo por ti. Bueno, no de momento, ya que el asistente de aparcamiento incorporado en algunos coches está demostrando que en un futuro si será posible. Sin embargo, hasta que esto sea una funcionalidad disponible en todos los vehículos, tendrás que seguir lidiando con la maniobra más detestada.

Teniendo en cuenta esto, muchos conductores. Quizá tu te has visto en apuros en alguna ocasión o has visto a otro sufriéndolos. En este post, hacemos una recopilación de algunos conductores que lo han pasado verdaderamente mal a la hora de aparcar. Como podrás comprobar, en la mayoría de las ocasiones acaban abandonando el hueco con “el rabo entre las piernas” como diría mi abuela. Viendo el panorama, más de uno necesita hacer una visita a la autoescuela ¿No crees?

1. Una odisea en toda regla

Te describimos la situación: un sitio enorme, un copiloto que no sabe indicar y por supuesto un conductor que no tiene ni idea de aparcar. Tras más de tres minutos sin conseguirlo, decide darse por vencido huir de la escena del crimen. Sin embargo, la solución al problema es la peor de todas ya que acaba aparcando encima de la acera.Pero, no precisamente poco y si no júzgalo tú mismo.

2. Odisea 2.0 Vs más grande imposible

Si en anterior vídeo es de traca, el que te ensañamos a continuación es para destornillarse de risa. El conductor de este coche cuenta con una plaza aún más grande que la anterior. Aun así, por más que lo intenta no consigue estacionar recto en el hueco. Ni técnica de empezar desde el principio ni la de subirse a la acera son suficientes para estacionar con éxito. Como puedes comprobar son seis minutos de odisea para acabar huyendo del sitio. Entre tanto, las risas de los que graban no tienen desperdicio.

3. En batería no es mucho mejor

Aparcar marcha atrás y en batería no es tarea fácil para algunos y si no que se lo digan a este conductor. Por lo menos tiene algo más de suerte y consigue finalmente aparcar en condiciones.

4. Cuando la caridad te sale cara

Este vídeo demuestra que muchas veces el que dice “baja, que yo lo aparco” se pasa de listo. Como podéis comprobar, el primer conductor (vestido de azul  y bastante más joven), decide bajarse seguramente tras aguantar bochornosos comentarios del que tiene por copiloto. Sin embargo,  cuando este se pone al volante la acaba liándola mucho más de lo que te puedas imaginas ¿Qué, no? Dale al play y compruébalo por ti mismo.

5. Pasito a pasito, pero bien pegadito

Este otro conductor sufre también  las consecuencias de contar con un copiloto que no sabe dar explicaciones. ¿El resultado? Este lamentable estacionamiento que efectúa en un sitio en línea. Nosotros nos preguntamos ¿Será consciente de que con esas maniobras solo está consiguiendo pegarlo más? Por desgracia, nunca obtendremos la respuesta.

6. La culpa es tuya, no lo pagues con el resto

Lo de esta conductora sobrepasa los limites del civismo. No solo no es capaz de aparcar el coche en un espacio más que suficiente, si no que además se marcha dando una patada al coche de al lado. Todo esto sin mencionar que seguramente haya rayado ambos coches. Sobra decir, que si en algún momento no consigues aparcar en un sitio, no reacciones de esta manera. Sobra decir que el problema es tuyo y no del coche que ha estacionado debidamente.

7. Cómo destrozar un Porsche Cayenne en dos minutos.

En este caso la solución es fácil: si lo de aparcar en el garaje de tu casa no es una de tus habilidades, cómprate un coche que se adapte a tus circunstancias. El porqué de está afirmación queda plasmado en el vídeo que te dejamos a continuación. En él verás como el conductor de este Porsche Cayenne (ni más ni menos) acaba destrozando el lateral del vehículo. El estado en el que queda el coche finalmente, es como para darle un trofeo. Avisamos de que el aparatoso sonido del desastre no es apto para amantes del mundo del motor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *